martes, 22 enero 2019

Conferencias Aburridas

E-mail

 

Algunos, discursos resultan a veces muy aburridos debido a que el orador sólo se limita a hablar y hablar y hablar, explicando sus ideas y los resultados de sus investigaciones en un eterno monólogo que no contempla un intercambio intelectual en tiempo real. Aunque, propone excelentes ejemplos, no está dando una conferencia porque no ha establecido un contacto de doble vía. No se trata de una conferencia.


ConferenciaSolo las conferencias, magistrales alcanzan ese nivel porque los didácticos y oradores experimentados encienden y fomentan desde la introducción un diálogo mental con sus oyentes, con un intercambio fascinante de pensamientos, rico en información nutriente. Un orador magistral, no se inmuta ante la interrupción o pregunta difícil de algún oyente bienintencionado que desea saber más. Si tiene la respuesta y puede dársela en ese momento, se la da en tiempo real. Si no puede dársela en ese momento, de seguro le indicará en qué momento de la conferencia se la dará, ya cuando termine de considerar el punto principal o hacia el final de la conferencia.


Siendo que la conferencia, procura un diálogo con los oyentes, usualmente contiene más elementos de motivación que un discurso, que suele ser más bien frío y directo, sin esperar una respuesta o reacción del oyente. Observándolo, desde este punto de vista también podríamos decir que en cierto sentido el discurso va dirigido con lógica principalmente a la mente, mientras que la conferencia va dirigida con ilustraciones y preguntas principalmente al corazón.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos